INTERNACIONAL

Bolivia: División del partido MAS enfrenta a Evo Morales contra Luis Arce para la carrera presidencial

6 Minutos de lectura

Desde hace meses, ha ido creciendo en Bolivia una pelea de poder entre el expresidente Evo Morales y su sucesor, Luis Arce, que podría terminar en una ruptura en las elecciones presidenciales de 2025.

Morales, presidente de 2006 a 2019, anunció su candidatura para un nuevo mandato mientras que a Arce, ministro de Economía hasta 2017 y su sucesor, aún le quedan dos años al frente del gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS).

“Me han convencido, voy a ser candidato, me han obligado, la gente quiere”, dijo el expresidente el domingo a pocos días del congreso del MAS del 3 de octubre, al que está previsto que solo asistan sus seguidores, muestra de la división al interior del partido.

“Obligados por los ataques del gobierno, su plan para proscribir al MAS-IPSP [Movimiento al Socialismo – Instrumento por la Soberanía de los Pueblos] y defenestrarnos con procesos políticos, incluso eliminarnos físicamente, hemos decidido aceptar los pedidos de nuestra militancia”, dijo Morales.

Arce, quien aún no ha anunciado que buscará la reelección, esquiva de momento la confrontación directa.

De todos modos, Arce participó este lunes de una reunión con el Pacto de Unidad, integrado por parte de las cinco organizaciones sociales que componen el MAS, que anticipó que desconocerá los resultados del próximo congreso que liderará Morales como presidente del partido.

El exmandatario respondió acusando al gobierno de intentar frenar su candidatura. “En las últimas horas hemos comprobado cómo el gobierno y la extrema derecha separatista coinciden en oponerse a esta candidatura promovida por el pueblo”, escribió en la red social X.

Morales lideró el país durante casi 14 años hasta que en 2019 abandonó Bolivia tras unas elecciones que estuvieron marcadas por las acusaciones de fraude. El líder denunció un golpe de Estado con el apoyo de Estados Unidos y partió al exilio.

Tras un gobierno interino de 11 meses, Arce logró una decisiva victoria en las elecciones de octubre de 2020, dando así paso al regreso del expresidente. Pero el entusiasmo solo garantizó unos meses de calma. Fue a finales de 2021, que la división empezó a crecer entre los dos dirigentes del Movimiento al Socialismo.

En BBC Mundo repasamos 3 momentos que muestran la división al interior del partido.

1. La autonomía del presidente Arce

Tras las elecciones de 2020, en las que el MAS volvió al gobierno, Morales sintió que podía seguir incidiendo en el nuevo presidente. Pasaron solo algunos meses, hasta que empezaron a crecer las demandas de Morales para cambiar a algunos de los ministros.

Arce escuchaba, pero no quería responder. Entonces, el presidente convirtió la supervivencia de uno de sus ministros, Eduardo Del Castillo, en una muestra de fuerza personal ante el expresidente.

En junio pasado, Arce reaccionó a la decisión de la Asamblea de sancionar por mayoría a Del Castillo por supuesto tráfico de vehículos robados en Chile para así obligarlo a dejar su cargo.

Arce sintió como una traición la coordinación de los diputados de Morales con la oposición. Por ese motivo, decidió mantener a Del Castillo en el cargo, lo que activó aún más la división al interior de MAS.

Luis Arce, presidente de Bolivia. Getty Images

Del Castillo ha sido uno de los ministros que más oposición ha enfrentado de los evistas. El expresidente asegura que debe desplazar a Del Castillo “para bien del presidente”.

En una muestra de la disputa en el oficialismo, después de la sanción de la Asamblea contra el ministro, Arce volvió a tomar juramento a Del Castillo tras firmar dos decretos, uno que lo destituyó y otro que lo restituyó en el cargo, lo que algunos políticos tildaron de “inconstitucional”.

Pero esta no es la única renuncia que reclama Morales.

También pide la del vicepresidente David Choquehuanca, distanciado hace tiempo de Morales y que, según el expresidente, no está “en primera línea” para defender el gobierno de Arce.

2. La Asamblea partida

El presidente Arce no cuenta con un bloque mayoritario en el Congreso. A los roces entre los líderes, se le suma la ruptura entre los representantes de su bloque político.

El gobierno de Arce perdió la mayoría especial en la Asamblea que le permitía aprobar algunas leyes claves debido a la decisión del MAS entre evistas y arcistas.

El doctor en Ciencia Política Fernando Mayorga explica que la fractura del bloque oficialista provocó que los parlamentarios afines a Morales hayan avanzado en acuerdos con la oposición para bloquear decisiones del Ejecutivo o censurar a ministros, lo que desde hace meses incomoda a Arce.

Desde que se rompió la unidad en el bloque del MAS en la Asamblea, los analistas hablan de un “gobierno dividido”. Getty Images

Arce escuchaba, pero no quería responder. Entonces, el presidente convirtió la supervivencia de uno de sus ministros, Eduardo Del Castillo, en una muestra de fuerza personal ante el expresidente.

En junio pasado, Arce reaccionó a la decisión de la Asamblea de sancionar por mayoría a Del Castillo por supuesto tráfico de vehículos robados en Chile para así obligarlo a dejar su cargo.

Arce sintió como una traición la coordinación de los diputados de Morales con la oposición. Por ese motivo, decidió mantener a Del Castillo en el cargo, lo que activó aún más la división al interior de MAS.

“Esto implica un debilitamiento del decisionismo presidencial, lo cual puede tener consecuencias negativas para la gestión de Arce. Ese sería un efecto institucional negativo en esta disputa de facciones”, dice Mayorga.

Los diputados aliados a Morales, al igual que la oposición, decidieron que no aprobarían ningún proyecto mientras no se concreten las elecciones judiciales, que estaban previstas para este año, y no se avance en una ley para regular la censura de los ministros.

“La ruptura del bloque oficialista puede tener un efecto crítico. Puede llevarnos a un escenario de bloqueo institucional. Esto es cuando la Asamblea sistemáticamente bloquea u obstaculiza toda iniciativa del Ejecutivo”, explica José Luis Exeni, doctor en Ciencia Política.

3. La pelea de los campesinos

Las sillas volaron de un lado al otro en el estadio Héroes de Octubre de El Alto, en la madrugada del 19 de agosto entre los dos grupos que peleaban por quedarse con la dirección de la organización social más grande de Bolivia.

La constelación de sindicatos de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), que forma parte del MAS, había decidido reunirse para elegir a sus representantes.

Pero el encuentro terminó con más de 450 personas heridas, la intervención de la policía y un hecho nunca antes visto: la dirección sindical quedó dividida en dos facciones, una reconocida por Arce y otra por Morales.

“Evistas” y “arcistas” pelean por el control del Movimiento al Socialismo. Getty Images

“No podemos hablar en términos formales de ruptura, pero es claro que hay dos caminos y que cada uno va por su lado”, dice a BBC Mundo Exeni, para el que la división entre evistas y arcistas no es tanto por sus diferencias ideológicas ni programáticas sino por el liderazgo del partido.

Para Mayorga, el MAS no se puede entender ni en su origen ni en su despliegue como partido de gobierno sin el rol protagónico de las organizaciones campesinas agrupadas en el llamado Pacto de Unidad.

El sector renovador que encabeza Arce decidió en el encuentro de este lunes que no hará un congreso paralelo al del MAS, pero pondrá en duda la legitimidad de cualquier resultado en un “cabildo” abierto.

¿Qué puede pasar ahora?

El congreso del MAS de octubre, si bien no será decisivo, será importante para saber cómo se ordenará el partido de gobierno. Posiblemente sea el Tribunal Superior Electoral (TSE) quien termine por arbitrar acerca de la legitimidad de los resultados del encuentro.

Este órgano, que tras una larga disputa judicial en 2017 permitió la cuarta postulación de Morales a la presidencia, deberá hacer un informe sobre el congreso del MAS y refrendar la elección de la nueva directiva del partido, en el caso de que el sector de Arce busque cuestionar los resultados.

“El TSE no deberá ceder a ninguna de las presiones, porque entrar a un escenario de crisis en la institución electoral sería crítico. La única resolución pacífica que tenemos son las elecciones“, dice Exeni, quien ha sido presidente del organismo.

Por otra parte, el Tribunal Constitucional cumplirá, una vez más, un papel clave en destrabar los desacuerdos de la política. Este órgano podrá ser llamado a interpretar el texto de la Constitución que dice que los presidentes pueden ser reelegidos “por una sola vez de manera continua“.

Lo que no aclara si un exmandatario queda habilitado para ser nuevamente candidato después de un período de gobierno, por lo que el Tribunal Constitucional podría pronunciarse sobre la validez de la aspiración electoral del expresidente.

Los dirigentes de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, una poderosa organización de productores cocaleros en donde nació como dirigente Morales, ya advirtieron al gobierno de Arce que tomarán acciones radicales en el caso de que Evo quede inhabilitado para competir en 2025.

En este momento, las distintas facciones del MAS pelean de manera adelantada por el control del partido más grande de Bolivia.

BBD News Mundo – Ayelén Oliva. Edición Tus Noticias

Noticias relacionadas
INTERNACIONAL

Fallo informático afecta a compañías a nivel mundial

1 Minutos de lectura
Microsoft Azure confirmó en redes sociales que se estaban registrando problemas y que se estaba investigando y trabajando en su resolución. Un…
INTERNACIONAL

México: a paso lento, pero firme, hacia el aborto legal

3 Minutos de lectura
En 2007, la Ciudad de México fue pionera en la legalización del aborto en el país. Desde entonces, solo 13 estados mexicanos…
INTERNACIONAL

Venezuela: detienen a jefe de seguridad de opositora Machado

1 Minutos de lectura
La líder de la oposición venezolana advirtió sobre “la escalada de represión de Maduro” contra quienes trabajan en la campaña. Esta y…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *