OPINIÓN

ESG: ¿Qué es y por qué debiese importarnos?

2 Minutos de lectura

La industria energética es clave en el desarrollo económico y social del país, pero eso no la exime de estar bajo un constante escrutinio en términos de sostenibilidad. La transición energética ha hecho que las empresas avancen rápidamente en la reducción de sus emisiones y huella de carbono, pero estos avances también deben ir acompañados de compromisos concretos y medibles con nuestros stakeholders.

Con este objetivo nacen hace algunos años los estándares ESG (o ASG en español por las siglas ambiental, social y gobernanza). Se trata de un conjunto de criterios que se utilizan para evaluar estos impactos en tres áreas fundamentales: el medio ambiente, la sociedad y las comunidades, y su gobernanza.

Los estándares ESG vienen a ser la evolución de la Responsabilidad Social Empresarial, un área que cambió la vinculación de las empresas con sus entornos, pero que era difícil de medir en cuanto al impacto que finalmente tenía en las operaciones y el negocio.

Por eso, la adopción de estos estándares no solo es una cuestión ética, sino también una estrategia inteligente. Al considerar estos factores de manera integral, se puede analizar la contribución de una empresa a la mitigación del cambio climático, su compromiso con prácticas laborales justas y su capacidad para tomar decisiones transparentes.

Un ejemplo de la relevancia que toman estos factores en una empresa de energía es el Plan de Transición Justa que ENGIE llevó a cabo en Tocopilla al cerrar sus operaciones de carbón en la comuna. El desarrollo de un plan sólido, construido en conjunto, y que consideró a trabajadores, la comunidad y autoridades; permitió mitigar el impacto que tiene el cierre de una faena tan significativa, siendo incluso destacado como una buena práctica socioambiental por el Presidente de la República.

En esta misma línea, ENGIE también desarrolló un plan de trabajo para lograr certificar sus proyectos renovables. Fue así como en octubre la compañía recibió la certificación SET Label, que significa -por sus siglas en inglés- Transición Energética Sostenible. Esto significa que la empresa debe involucrar a las partes interesadas desde el diseño de los proyectos hasta su desmantelamiento, junto con preservar la naturaleza en torno a las instalaciones y optimizar la contribución de los proyectos a la lucha contra el cambio climático.

La medición, seguimiento y publicación del desarrollo de los estándares ESG no solo ayuda a los inversionistas a tomar decisiones informadas, sino que también permite a las empresas identificar áreas de mejora y demostrar su compromiso real con la sostenibilidad y la responsabilidad corporativa en un mundo que cada vez valora más estas cualidades. En términos simples, se trata de la profesionalización de un área que durante años se consideró como “blanda”, y que hoy toma un lugar clave en el corazón de las compañías que entienden que su responsabilidad va más allá de sus operaciones diarias.

Pablo Villarino H. Chief of Communications, CSR, Permits and Environment ENGIE Chile.

Noticias relacionadas
OPINIÓN

¿Prohibir o regular uso de celulares?

1 Minutos de lectura
La académica de la Universidad Central de Chile se refirió al problema de distracción que generan los dispositivos al interior de las…
OPINIÓN

Con inversionistas honestos se legitimaría el capitalismo 

4 Minutos de lectura
El presidente de la fundación Defendamos la Ciudad se refirió a la reciente denuncia pública de la toma ilegal que se sitúa…
OPINIÓN

El Real Juego en las Pensiones

1 Minutos de lectura
El académico de la Universidad Central de Chile se refirió a la falta de acuerdo de la distribución del 6% de la…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *