INTERNACIONAL

Migrantes son violadas en la frontera con México mientras esperan entrar a EEUU

6 Minutos de lectura

Informaciones del gigante americano reportó que los cruces en toda la frontera aumentaron en septiembre de este año.

Cuando los captores de Carolina llegaron al amanecer para sacarla de la casa de seguridad en la ciudad fronteriza mexicana de Reynosa a finales de mayo, ella pensó que la iban a obligar a llamar nuevamente a su familia en Venezuela para rogarles que pagaran un rescate de 2 mil dólares.

En cambio, uno de los hombres la empujó hacia un autobús averiado estacionado afuera y la violó, dijo a Reuters. “Es lo más triste y horrible que le puede pasar a una persona”, dijo Carolina.

Una defensora de los inmigrantes que ayudó a Carolina después del secuestro, que habló con Reuters bajo condición de anonimato por motivos de seguridad, confirmó todos los detalles de su relato.

El ataque se produjo en medio de un aumento de la violencia sexual contra migrantes en las ciudades fronterizas de Reynosa y Matamoros, ambas rutas de tránsito importantes para inmigrantes que buscan ingresar a Estados Unidos, según datos del gobierno mexicano y grupos humanitarios, además de las entrevistas con ocho personas que fueron abusadas sexualmente, sobrevivientes del asalto y el testimonio de más de una docena de trabajadores humanitarios locales.

“La forma inhumana en que los contrabandistas abusan, extorsionan y perpetran violencia contra los migrantes con fines de lucro es criminal y moralmente reprobable”, dijo el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos, Luis Miranda, en respuesta a preguntas sobre el aumento de las violaciones denunciadas.

Las investigaciones criminales sobre violaciones de ciudadanos extranjeros, excluidos estadounidenses, fueron las más altas registradas en las dos ciudades este año, según datos estatales de 2014 a 2023 obtenidos por Reuters a través de solicitudes de libertad de información.

El Departamento de Estado de Estados Unidos considera que Tamaulipas, donde se encuentran ambas ciudades, es el estado más peligroso a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

“Proceso de tortura”

Ante un récord de cruces fronterizos ilegales, la administración del presidente estadounidense Joe Biden adoptó en mayo un nuevo sistema que exigía que los migrantes obtuvieran una cita -a través de una aplicación conocida como CBP One- para presentarse en un cruce fronterizo legal para ingresar a Estados Unidos.

Nueve expertos, entre ellos abogados, profesionales médicos y trabajadores humanitarios, dijeron a Reuters que el nuevo sistema ha tenido consecuencias no deseadas en las dos ciudades, contribuyendo a un aumento de la violencia.

El alto riesgo de secuestro y agresión sexual en Reynosa y Matamoros es uno de los factores que empuja a los migrantes a cruzar ilegalmente, dijeron cuatro defensores. Los cruces en toda la frontera aumentaron en septiembre.

Los funcionarios de Biden dicen que la nueva política de la CBP es más humana porque reduce la necesidad de que los migrantes paguen a los contrabandistas y a los grupos criminales para que los transporten a través de la frontera ilegalmente.

Los expertos dijeron que muchos solicitantes de asilo ya no pagan a los traficantes para que los trasladen en la frontera, sino que viajan hacia la frontera por su cuenta, con la esperanza de concertar una cita en la aplicación.

Pero los grupos criminales siguen exigiendo que estos inmigrantes paguen para entrar a su territorio, dijeron los expertos.

“La violación es parte del proceso de tortura para conseguir el dinero”, dijo Bertha Bermúdez Tapia, socióloga de la Universidad Estatal de Nuevo México que investiga los impactos de la política de Biden sobre los migrantes en Tamaulipas.

Según los analistas de seguridad, tanto el Cartel del Golfo como el Cartel del Noreste están activos en la región y secuestran a inmigrantes para pedir rescate, particularmente aquellos que llegan sin la protección de los contrabandistas. Reuters no pudo contactar con los dos grupos.

Algunos inmigrantes también pasan más tiempo en la peligrosa región, esperando conseguir una cita en la aplicación. Decenas de miles de personas compiten cada día por 1.450 plazas, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

Un alto funcionario de la CBP con sede en Washington dijo que la CBP estaba preocupada por los informes de inmigrantes agredidos sexualmente en las dos ciudades.

“Es absolutamente algo que nos preocupa”, dijo el funcionario, que pidió el anonimato como condición para la entrevista.

Las autoridades estadounidenses suspendieron temporalmente las citas de CBP One en junio en otra ciudad fronteriza de Tamaulipas, Nuevo Laredo, debido a “preocupaciones por extorsión y secuestro”, dijo el funcionario.

Sin embargo, Miranda, portavoz del DHS, dijo que las políticas de la administración hacían innecesario esperar en la frontera ya que los inmigrantes podían reservar una cita desde otras partes del centro y norte de México.

Más de 250 mil migrantes han programado citas en la aplicación CBP One, y más de 200 mil cubanos, haitianos, nicaragüenses y venezolanos han ingresado a Estados Unidos por vía aérea bajo un programa humanitario separado de Biden, según las estadísticas de CBP.

“Tomarla”

Carolina dijo que llegó a Reynosa la noche del 26 de mayo en un autobús comercial con su hijo de 13 años. Los hombres comenzaron a seguirlos tan pronto como llegaron a la estación de autobuses, dijo.

“Dijeron que no podíamos estar allí sin su permiso”, dijo, hablando desde Chicago.

El Departamento de Estado de Estados Unidos advierte que los grupos criminales en Tamaulipas atacan a los autobuses “a menudo llevando pasajeros y exigiendo pagos de rescate”.

Los hombres se llevaron a Carolina a una casa donde, según ella, ella y otros inmigrantes fueron violados.

Dijo que fue liberada después de que sus familiares pagaran 3.100 dólares de rescate. Reuters no pudo verificar de forma independiente el pago. No denunció el ataque a la policía, diciendo que no veía ningún sentido.

Una mujer ecuatoriana dijo que mientras estaba cautiva en Reynosa, sus secuestradores permitieron repetidamente que un narcotraficante la violara a cambio de que le entregara un polvo blanco, que ella sospechaba que era cocaína.

Una noche, agarró su figura del Niño Jesús, pasó de puntillas junto a sus captores dormidos y escapó por la ventana. “Todavía tengo pesadillas”, dijo desde Nueva Jersey en agosto.

Reuters no revela los nombres completos de los supervivientes a petición de ellos. Para corroborar sus relatos, Reuters revisó informes médicos y psicológicos; denuncias penales y declaraciones judiciales; registros financieros, fotografías y videos proporcionados por los sobrevivientes, abogados y defensores.

La fiscalía general del estado abrió siete investigaciones por violación de mujeres extranjeras en el primer semestre de 2023. Solo en junio se abrieron cuatro.

Sólo uno de los ocho supervivientes entrevistados por Reuters denunció el ataque a las autoridades: una mujer hondureña que dijo que fue violada dentro de un campamento de inmigrantes en Matamoros a finales de mayo. Nadie ha sido arrestado, dijeron las autoridades.

Olivia Lemus, titular de la comisión de derechos humanos de Tamaulipas, dijo que los datos oficiales representan una fracción de los casos. “Los inmigrantes tienen miedo de presentar denuncias”, dijo Lemus. “El hecho de que no haya más denuncias no significa que este crimen no esté ocurriendo”.

La agencia nacional de migración de México, la agencia de seguridad de Tamaulipas y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México no respondieron preguntas sobre violencia sexual contra migrantes.

Juan Rodríguez, director de la agencia de servicios al migrante de Tamaulipas, dijo que la agencia estaba “atenta” al tema.

“Desafortunadamente, a veces suceden cosas. No podemos negarlo”.

Un migrante venezolano dijo que fue secuestrado en mayo en Reynosa por un cartel mientras viajaba a la frontera para su cita confirmada con CBP One. No pudo recaudar el rescate completo de 800 dólares, por lo que se vio obligado a trabajar durante dos meses para pagar los 200 dólares restantes, dijo.

Otros dos inmigrantes que dijeron haber estado retenidos en la casa durante el mismo período confirmaron que el hombre fue obligado a trabajar en contra de su voluntad y que escucharon cómo violaban a mujeres inmigrantes.

En las noches en que el venezolano tenía la tarea de hacer guardia sobre los otros inmigrantes, dijo que vio a los miembros del cartel pedir permiso al hombre a cargo de la casa para violar a las mujeres de su elección.

Dijo que la respuesta era siempre la misma: “Llévala”.

Por Reuters – Laura Gottesdiener, Ted Hesson, Mica Rosenberg y Daina Beth Solomon. Edición Tus Noticias

Noticias relacionadas
INTERNACIONAL

Venezuela: detienen a jefe de seguridad de opositora Machado

1 Minutos de lectura
La líder de la oposición venezolana advirtió sobre “la escalada de represión de Maduro” contra quienes trabajan en la campaña. Esta y…
INTERNACIONAL

Río de Janeiro: fuerzas policiales ingresan en diez favelas

1 Minutos de lectura
La entrada de la policía militar y civil brasileña no provocó en primera instancia ningún enfrentamiento o alteración en la población local….
INTERNACIONAL

Donald Trump: "Me dispararon" en la oreja derecha

2 Minutos de lectura
El líder republicano fue escoltado del evento en Pensilvania a un vehículo por el Servicio Secreto de Estados Unidos. El expresidente de Estados…

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *